Cómo deben viajar los niños en el auto

Una de las fechas más importantes para los pequeños es el día del niño, porque saben que esa jornada está especialmente destinada a ellos. Los adultos tienen en ese momento la oportunidad de aprovechar y disfrutar con sus hijos, pero también pensar en el rol y la responsabilidad como padres. En las siguientes líneas te contamos la manera adecuada de transportarlos en el auto para que viajen siempre seguros.

Qué dice la ley
La Ley Nacional de Tránsito sólo menciona que los menores de 10 años deben viajar en las plazas traseras y con el cinturón de seguridad abrochado. Si bien es cada vez más común ver instalados dispositivos infantiles en los vehículos, todavía son muchos los niños que viajan sin la protección adecuada.

De acuerdo a estudios realizados por CESVI Argentina, el uso de las sillas infantiles reduce hasta en un 70% las lesiones en siniestros de tránsito. Por eso, tus hijos necesitan viajar siempre con la sillita adecuada de acuerdo a su peso y edad.

¿Por qué atrás y con la retención infantil apropiada?
Muchos padres se preguntan cuál es el lugar más seguro de la plaza trasera para llevar a un niño. La zona más segura del auto, desde el punto de vista estructural del vehículo, es la butaca central trasera (por los posibles impactos laterales). Pero como la mayoría de los vehículos cuenta en este sector con un cinturón del tipo ventral (solo de 2 puntos), la butaca infantil no queda idealmente sujetada. Por esta razón, dependiendo del tipo y modelo de la sillita y los tipos de anclajes que tenga, el sector del habitáculo más recomendado termina siendo el asiento trasero derecho, detrás de la butaca del acompañante.

Sistemas de retención infantil
El automóvil no se adquiere de fábrica con los elementos de seguridad adecuados para transportar a bebés y niños; por esta razón, son los responsables del niño los que deben adquirir estas sillas especiales, y es importante que estén bien informados:

• Los bebés recién nacidos y hasta los 10 kg de peso deben ocupar sillas del tipo huevito que se sujetan mediante el cinturón de seguridad del vehículo o los anclajes fijos del sistema ISOFIX. El niño se sujeta a la silla con los pequeños cinturones de seguridad que éstas poseen. En el caso de estos bebés más chicos, deben colocarse en sentido inverso al desplazamiento del auto.

• Para los niños mayores a 10 kg y hasta 18 kg se recomienda que utilicen sillas de seguridad que también se sujetan al vehículo de la misma manera que los sistemas de retención anteriores. Por ser éstos más grandes y tener la estructura ósea y masa muscular más desarrollada, pueden viajar mirando hacia adelante.

• Los chicos de más de 15 kg y hasta los 22 kg tienen que viajar con un amoldador con respaldo que los eleva para poder usar el cinturón de seguridad del auto.

• Los niños a partir de los 22 kg (aproximadamente) necesitan ubicarse con un amoldador que permite darles más altura y, de esta manera, utilizar el cinturón de seguridad del vehículo, como si se tratase del cuerpo de un adulto. El objetivo de este elemento es que el cinturón (de tres puntos) no pase muy cerca del cuello.

Todas estas indicaciones suelen estar detalladas en las etiquetas de cada silla que iremos a comprar. Y muy importante es chequear que éstas estén homologadas.

Fuente: Citroen

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*