Autoclásica 2012 cerró sus puertas tras la premiación

Un Stutz 1929 Roadster Le Baron fue el mejor automóvil de Autoclásica 2012, habiendo sido distinguido por el jurado en virtud de su singular belleza y armonía de líneas, su óptimo estado de restauración y su relevancia histórica.  El ganador conformó una terna final junto a un Delage D8 S Coupé Grand Sport 1932 Carrocería  Lancefield y un Aston Martin DB4  GT 1961.

Stutz nace en el año 1909 aplicando los avances que ya estaban desarrollándose en la industria automotriz Americana. Lo más notable fue la aplicación del sistema de caja puente en la transmisión, que sería su marca registrada. El ejemplar premiado fue importado por el recordado boxeador  Luis Ángel Firpo y representante de la marca en la Argentina. Recuperado desde 1990 se comenzó esta monumental restauración. El Stutz 1929 ganó además la Categoría “Vintage Americanos”.
Entre las 300 motos en exposición, la ganadora del premio “Best of Show” fue una Matchless  G 50  1961  500cc. Los dos Best of Show, como así también todos los ganadores de las distintas categorías, fueron elegidos de acuerdo con las normativas de la Fédération Internationale des Véhicules Anciens (FIVA). Además, entre las motos, se rindió culto a las más deseadas: las Vincent HRD Black Shadow y se homenajeó al ex piloto de motos Benedicto “Chiche” Caldarella a 50 años de su triunfo en Argentina por el Campeonato Mundial.
Por su parte, el Lancia Stratos HF 1974 fue el ganador del “Premio Germán Sopeña” como “Mejor Automóvil Deportivo Contemporáneo” de la muestra, por elección y votación de los periodistas que visitaron Autoclásica 2012, como una forma de homenajear al recordado periodista y amante de los clásicos deportivos.

Autoclásica 2012también  rindió un homenaje especial al querido José Froilán González,  protagonista de la historia del automovilismo nacional, en su cumpleaños número 90 en compañía de dos de sus autos, una Ferrari 166 1948 (larga) y la Maserati 250F 1956. Además se festejaron  los 110 años de la marca Cadillac, los 65 años de Ferrari; los 90 años del Austin Seven y del Lancia Lambda; los 50 años de la creación del Renault Alpine; los 75 años del “sistema Superleggera” de la Carrozzeria Touring; los 80 años del motor Ford V8; y los 60 años de Rastrojero, un infaltable entre los clásicos argentinos.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*